bruxismo y dolor en ATM

Bruxismo: qué es y cómo tratarlo

Para comprender el bruxismo y cómo tratarlo hay que primeramente conocer lo que es la articulación temporomandibular (ATM).

La ATM es una estructura que se encuentra en la parte lateral de la cara y es una articulación que se encarga de engranar la mandíbula con la cabeza. Dicha articulación contiene lo mismo que todas las articulaciones del cuerpo humano, pero a diferencia de las demás el movimiento que realiza es completamente diferente ya que no solamente sirve para abrir y cerrar la boca como si fuese una bisagra, sino que también realiza un movimiento conocido como traslación. Dicho movimiento hace que la mandíbula se mueva de atrás hacia delante y de lado a lado para realizar acciones como como bostezar, comer o cantar.

Al igual que cualquier otra articulación, puede fracturarse, inflamarse o doler, limitando el movimiento de la mandíbula e irradiando el dolor a la cabeza y al área del cuello ya que en ella se insertan varios ligamentos y músculos de la cara, cabeza y cuello.

La evolución de los problemas de la ATM es crónica. Si no se tratan tenderán a empeorar progresivamente haciéndose más patente su sintomatología:

  • Dolor de cabeza y cefalea: migraña, punzadas, dolor al tocar el pelo o cuero cabelludo, dolor sinusal.
  • Problemas en la mandíbula: ruidos, chasquidos, dolor en los músculos.
  • Problemas de oído: pitidos, zumbidos, pérdida de audición, vértigo, mareo, dolor, oído congestionado o sensación de picor.
  • Ojos: dolor, sensación de picor o enrojecimiento de los ojos.
  • Problemas de cuello: rigidez, dolor cervical de hombro o de espalda, brazos o manos entumecidas.
  • Cavidad oral: dolor al masticar, excesiva fuerza al apretar los dientes, desgaste o movilidad dental, limitación en la apertura de la boca o desviación de la mandíbula al abrir.
  • Garganta: laringitis, dolor o dificultad al hablar.

¿Cómo tratamos el bruxismo?

  • Fármacos antinflamatorios que ayudan a disminuir la inflamación y molestias.
  • Fisoterapia: con la ayuda de un fisioterapeuta se trabajan una serie de ejercicios enfocados a proteger y recuperar la función de las estructuras móviles de la ATM.
  • Férula de descarga: el odontólogo realizará un dispositivo que reposiciona a la articulación en su posición más ideal ayudando a los músculos a relajarse de forma progresiva y evitando el desgaste dental.
  • Medicina estética: con la inyección de toxina botulínica (Botox), bloqueamos de forma temporal músculos implicados en la ATM, ayudando a ejercer menos presión.
  • Corrección postural y unos hábitos dietéticos adecuados ayudan a tratar la patología del bruxismo y evitar una vida sedentaria.

En conclusión, es fundamental ponerse en manos especialistas para un diagnóstico correcto, realizar un tratamiento individualizado y mejorar la calidad de vida del paciente.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =