Amelogénesis Imperfecta

Amelogénesis Imperfecta: qué es y cómo se trata

Bajo el término Amelogénesis Imperfecta se agrupan un conjunto de enfermedades genéticas heterogéneas clínicamente pero que se caracterizan por alteraciones en el esmalte. Algunos casos forman parte de síndromes y en muchas ocasiones ocasionan maloclusiones como el síndrome de mordida abierta.

En general es un trastorno autonómico,  dominante o recesivo, que provoca que el esmalte dental no se forme de forma correcta, lo que lo vuelve frágil y discrómico.

El Esmalte Dental es la capa más externa de la corona dental de todos los diente de la boca, tanto de la dentición decidua como de la dentición adulta.

Los paciente con Amelogénesis Imperfecta tienen dientes de colores amarillentos o marrones, pero además de la alteración del color, el esmalte es fino y frágil, lo que provoca que se destruya cuando entra en funcionamiento y esto provoca dolor y severas destrucciones coronarias.

Clasificación de la Amelogénesis Imperfecta:

  • Formas Hipoplásicas, con deficiencias en el espesor del esmalte, que será más o menos fino y con hoyos e irregularidades.
  • Formas Hipomadurativas, en las que se observan manchas blancas y opacas.
  • Amelogénesis Imperfecta con Hipocalcificacion o hipomineralizacion en las que el esmalte es blando, rugoso y con alteraciones de color. Los dientes se desgastan rápidamente y se destruyen.

TRATAMIENTO

La mejor edad para evaluar la situación es entorno a los 8 años puesto que a esta edad los niños presentan ya primeros molares e incisivos permanentes erupcionados pero las secuelas todavía son leves.

En la clínica:

  • Selladores de fosas y fisuras tras la erupción de los primeros molares.
  • Remineralización: comenzar tan pronto como sea posible, el objetivo es producir una superficie remineralizada y desensibilizar al diente. Para ello se utilizarán barnices de flúor cada 3 meses.
  • Restauración con ionómero de vidrio o composites en casos de defectos severos de esmalte con pérdida de estructura para evitar la progresión de la fractura y destrucción del esmalte.

En casa del paciente:

  • Higiene oral rigurosa con pasta dental de más de 1000 ppm de Flúor.
  • Colutorio de flúor diario 0,05% una vez al día
  • Reducción del consumo de azúcares (zumos industriales, yogures de beber, refrescos, pan de molde, galletas, chocolate, bollería….)

En la Amelogénesis Imperfecta el diagnóstico precoz es fundamental ya que en los casos graves, de eso dependerá la supervivencia de esos dientes. Además la salud física y psicológica de estos niños mejora notablemente con un adecuado tratamiento.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =